Rousseau: Minibiografía

12 08 2009
rousseau_retrato

Jean-Jacques Rousseau (1712-1778)

Nació en Ginebra, Suiza en el año 1712 y muere en Francia en 1778.Filósofo huérfano de madre desde muy pequeño fue criado por su tía materna y su padre un modesto relojero.Sin haber recibido casi educación trabajo como aprendiz con un notario y con un grabador que lo maltrataba por lo que abandono Ginebra en 1728.

Comenzó a ser protegido por la baronesa Warens ,quien logro convertirlo al catolicismo (su familia era Calvinista). Luego de un tiempo se transformo en el amante de la baronesa instalándose en su residencia donde comenzara estudios autodidactas.

En el año 1762 escribe su obra EL CONTRATO SOCIAL donde trata de articular la integración de los individuos en la comunidad;a través del contrato debían quedar garantizadas las exigencias de libertad de los ciudadanos.

En 1762 escribe EMILIO, novela pedagógica cuya parte religiosa le provoca tomar la decisión de huir a Neuchatel, hasta 1766 que luego de varios conflictos parte hacia Inglaterra. En 1770 regresa a París donde pasó sus últimos días de vida, en los que relata escritos autobiográficos.

Fuente: http://ciclobasico.com/jean-jacques-rousseau/

Advertisements




Jean-Jacques Rousseau: Del Estado de Naturaleza a la Sociedad Democrática

12 08 2009

Jean-Jacques Rousseau: Del Estado de Naturaleza a la Sociedad Democrática

Publicado por soniabslu0a el 22 Abril 2009

“El primer hombre al que, tras haber cercado un terreno, se le ocurrió decir ‘ Esto es mío’ y encontró a gentes lo bastante simples como para hacerles caso fue el verdadero fundador de la sociedad civil”.

Jean-Jacques Rousseau ( Ginebra 1712- Erménonville 1778)  nació en el seno de una familia económicamente modesta de religión protestante. A lo largo de su vida se dedicó a diferentes oficios: ayudante de grabador, sirviente, copista de música. En 1749, durante una de sus idas a la cárcel de Vincennes para visitar a su amigo Diderot leyó en un periódico la celebración de un concurso de ensayo de la Academia de Dijon cuyo tema versaba sobre si debían considerarse beneficiosas para la moral humana las artes y las ciencias. Rousseau ganó dicho concurso en 1750 con el ensayo Discurso sobre las ciencias y las artes“, texto en el que mantenía una postura pesimista oponiéndose abiertamente al pensamiento de otros ilustrados franceses -Voltaire, Diderot, D´Alambert o Montesquieu- defendiendo que las artes y las ciencias, fuentes de perversión y esclavitud, contribuían esencialmente a la degeneración y envilecimiento del hombre. En el discurso hace gala de su audaz desprecio al progreso o mejora de la humanidad, basado en el uso de la razón. Frente a la fría postura racionalista él defiende el sentimiento y la pasión como valores esenciales del ser humano.

En 1754 publica una de sus grandes obras: “Discurso sobre el origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres”, en la que lleva a cabo una dura crítica de las instituciones políticas y sociales como grandes corruptoras de la inocencia y bondad naturales del hombre.

Tres años después aparecen sus dos obras cumbre: ” El contrato social ” y “Emilio o de la educación”. Estas obras se oponían de forma contundente al liberalismo de Montesquieu, al utilitarismo, así como a toda forma de aristocratismo ideológico o político.

En el Emilio, Rousseau hace un análisis de la educación donde analiza los procesos mediante los cuales el niño se sociabiliza y pierde su bondad e inocencia natural. Frente a la libresca cultura racionalista, propone una educación que siga y fomente los procesos naturales humanos sin alterarlos y que se base en los sentimientos naturales del amor a sí mismo y del amor al prójimo. Criticando la pedagogía ilustrada, Emilio se educará a sí mismo para dar lugar a una nueva sociedad, más libre y cercana a su estado natural.

En El contrato social, Rousseau manifiesta otra manera de paliar la degeneración a la que nos vemos abocados en el estado social, degeneración que resume en su célebre frase “el hombre nace libre, pero en todas partes se encuentra encadenado“.

DEL ESTADO DE NATURALEZA A LA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA

ESTADO DE NATURALEZA

El estado de naturaleza es un hipotético estado previo a la sociedad. En él, el hombre es físicamente robusto; no presenta temor a los animales, a los que supera en habilidad aunque no en fuerza. La característica que lo diferencia de ellos es la libertad. Su principal preocupación es la conservación de la vida. En este estado, el hombre no posee cualidades morales pero no por eso es malo; tampoco tiene conciencia de los conceptos justicia y injusticia, lo que no significa que se comporte de forma violenta y desconsiderada.

Por naturaleza el hombre es bueno pero la necesidad de asegurar la vida y la libertad llevan a la creación de un acuerdo mutuo entre todos.

CONTRATO SOCIAL

“Cada uno de nosotros pone su persona y todo su poder en común bajo la dirección suprema de la voluntad general , y en nuestra condición asociada recibimos cada miembro como a una parte indivisible del todo”.

El contrato social es un pacto de la comunidad con el individuo y del individuo con la comunidad, desde el que se genera una ” voluntad general”, distinta a la suma de las voluntades individuales. La voluntad general ejerce la soberanía y, por lo tanto, ésta es inalienable e indivisible.

Por el contrato social el hombre pierde su libertad natural y su derecho ilimitado a todo lo que consiga aferrar y ,a cambio, gana la libertad civil y la propiedad de todo lo que posee. En este momento aparecen las normas morales y éticas.

El contrato puede ser disuelto en cualquier momento por los ciudadanos.

SOCIEDAD DEMOCRÁTICA

El contrato social crea un cuerpo moral y colectivo denominado soberano, cuyos miembros son el pueblo. El soberano, es decir, el pueblo, es el poder legislativo; el Gobierno se ocupa sólo de la administración de la ley y es un mero instrumento del soberano. Esto es así porque las leyes no deben ser creadas y ejecutadas por el mismo órgano con el fin de impedir que los intereses públicos queden subordinados a los individuales.

Este gobierno, donde el hombre es realmente libre ya que sólo se somete a la ley que él mismo dicta, requiere un Estado pequeño donde los ciudadanos se reúnan sin dificultad y se conozcan entre sí. Debe existir sencillez de costumbres para evitar discusiones y ,sobre todo, debe existir igualdad económica para que exista igualdad en los derechos y en la autoridad. También es imprescindible el poco o ningún lujo ya que corrompe tanto al rico como al pobre, al uno por la posesión y al otro por la codicia.

Sólo en un Estado fundado en los principios anteriores, principios democráticos, el hombre existe auténticamente.

Fuente:

http://blog.educastur.es/logos/2009/04/22/jean-jacques-rousseau-del-estado-de-naturaleza-a-la-sociedad-democratica/





Frases célebres de Rousseau en el Blog de Alexandria Mannenth

12 08 2009

No conozco mayor enemigo

Thursday, 30. July 2009, 06:29:49

, ,

No conozco mayor enemigo del hombre que el que es amigo de todo el mundo. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Una de las ventajas de las buenas acciones

Tuesday, 2. June 2009, 06:33:14

, ,

Una de las ventajas de las buenas acciones es la de elevar el alma y disponerla a hacer otras mejores. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

La única parte útil de la medicina

Wednesday, 27. May 2009, 07:18:22

, ,

La única parte útil de la medicina es la higiene: aunque la higiene es menos una ciencia que una virtud. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Si hubiera una nación de dioses

Tuesday, 12. May 2009, 08:08:33

, ,

Si hubiera una nación de dioses, éstos se gobernarían democráticamente; pero un gobierno tan perfecto no es adecuado para los hombres. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Si quitáis de los corazones

Tuesday, 24. March 2009, 16:31:51

, ,

Si quitáis de los corazones el amor o lo bello, les quitaréis todo el encanto de vivir. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Todas las pasiones

Wednesday, 20. February 2008, 17:02:47

, ,

Todas las pasiones son buenas mientras uno es dueño de ellas, y todas son malas cuando nos esclavizan. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Al salir de ciertas bocas

Sunday, 17. February 2008, 09:02:50

, ,

Al salir de ciertas bocas, la misma verdad tiene mal olor. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Las ciudades

Sunday, 9. December 2007, 09:25:31

, ,

Las ciudades son el abismo de la especie humana. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

No es nada fácil abandonar la virtud

Saturday, 8. December 2007, 17:07:03

, ,

No es nada fácil abandonar la virtud; ella atormenta durante mucho tiempo a los que la abandonan. Jean-Jacques Rousseau. Filósofo y escritor suizo.

Fuente:

http://my.opera.com/mannenthof/blog/index.dml/tag/Jean-Jacques%20Rousseau





Frases rousseanianas sobre la vida, el amor, la igualdad y lo bello

12 08 2009

Bello

July 19th, 2009

Siempre he creído que lo bueno no era sino lo bello puesto en acción.

Jean Jacques Rousseau

//

Fraseando

Igualdad

May 16th, 2008

La igualdad en la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro ni ninguno tan pobre que se vea obligado a venderse.

Jean-Jacques Rousseau

//

Fraseando

Amor

May 8th, 2008

Las cartas de amor se escriben empezando sin saber lo que se va a decir, y se terminan sin saber lo que se ha dicho.

Jean-Jacques Rousseau

//

Fraseando

Vida

May 2nd, 2008

Es muy difícil pensar noblemente cuando no se piensa más que en ganarse la vida.

Jean-Jacques Rousseau

//

Fraseando

Fuente:

http://blog.solusan.com/tag/jean-jacques-rousseau





Rousseau y su Diccionario de Música

12 08 2009

11 Feb 2009

PARA LOS AMANTES DE LA MÚSICA FRANCESA: JEAN-JACQUES ROUSSEAU Y CONJUNTO GILLES BINCHOIS

por Eva Sandoval el 11 Feb 2009 | URL Permanente

cantus

Jean-Jacques Rousseau ha pasado a la historia como filósofo y escritor más que como músico, aunque en su juventud ejerció el oficio de copista y llegó a copiar más de 15.000 partituras. Como dicen los grandes maestros, la mejor forma de aprender los rudimentos de la música es copiando las obras maestras de los compositores anteriores. Eso nos da una pista de por qué las pocas obras que están grabadas de Rousseau y que conocemos son tan buenas.

capella

Mañana jueves en Té para tres presentaremos la primera grabación mundial de Les consolations de ma vie, un conjunto de arias, romances y dúos que Rousseau compuso al final de su vida. La localización en una librería de Londres de la primera edición de esta colección puso en alerta a los responsables del Museo de la Ilustración y la Modernidad de Valencia (MuVIM) para que éste adquiriese para sus fondos bibliográficos el mencionado ejemplar. El vendedor publicitaba el libro como “Volumen in-quarto de 199 páginas de partituras de Rousseau grabadas sobre papel verjurado”. El ejemplar, decía el reclamo para la venta, se encontraba en muy buen estado. Y en efecto, así era. El MuVIM adquirió para su fondo histórico el ejemplar, un libro cuya edición fue posible gracias al apoyo de 388 suscriptores, entre los que se encontraba la mismísima María Antonieta, que se quedó para su uso con 10 ejemplares.

rousseau_diccionario_de_musica

El conjunto Capella Saetabis dirigido por el también filósofo y músico Rodrigo Madrid se encargan de esta grabación que mañana presentaremos. Y siendo nuestro programa literario como es, o como intentamos que sea, hablaremos del Diccionario de música que Rousseau publicó en 1768 y que Akal reeditó en 2007.

Fuente:  http://blogs.rtve.es/teparatres/2009/2/11/para-amantes-la-musica-francesa-jean-jacques-rousseau-y





The Rousseau Association

12 08 2009

The Rousseau Association/Association Rousseau, formerly known as the North American Association for the Study of Rousseau, is a bilingual society devoted to the study of Jean-Jacques Rousseau. Our membership is multinational and interdisciplinary. The Association includes Rousseau scholars from the US, Canada, Mexico, Europe, and Japan. We count among our numbers specialists in history, languages, literature, philosophy, political science, as well as other fields. We welcome members from all disciplines. Members receive an annual newsletter and are eligible to participate in Rousseau Association colloquia, and in panels it sponsors at other professional meetings (e.g. the American Society for Eighteenth Century Studies).

The Association sponsors a colloquium every two years, at locations in the United States, Canada, and Europe. Each meeting is devoted to a specific text or question, and all papers are given in plenary sessions. Our last colloquium (June 2009) was held at the University of California, Los Angeles, under the sponsorship of the UCLA Center for 17th and 18th Century Studies, on the topic of Rousseau’s Legacies / Les Fortunes de Rousseau. The next colloquium will be held at the University of Bristol, UK, in summer 2011.

Fuente: http://www.rousseauassociation.org/





Les grandes idées de Jean-Jacques Rousseau

12 08 2009

A la fois écrivain, musicien, philosophe, l’oeuvre de Jean-Jacques Rousseau est extrêmement riche et éclectique. La nouvelle rubrique “les grandes idées de Rousseau” donne un aperçu de cette richesse en abordant, au fil des mois qui nous séparent de 2012, certaines thématiques chères à Rousseau. En écho à Calvin et à sa commémoration, 2009 traite de la religion. Quatre idées centrales en découlent :

Que nous dit Rousseau sur ces thèmes, et quels sont les textes qui en discutent ? Cette rubrique offre une manière originale de découvrir les idées de Jean-Jacques Rousseau et de se familiariser avec ses écrits.

Le miracle

le miracleLe miracle est pour Rousseau doublement pernicieux. D’abord, parce qu’il n’est pas nécessaire de croire aux miracles pour croire en Dieu : il suffit d’user de sa raison ou de regarder autour de soi pour se rendre compte que Dieu existe. Ensuite parce que cette question des miracles peut même troubler la lecture de l’Evangile : il suffirait en effet d’«ôter les miracles de l’Evangile» pour que «toute la terre» soit «aux pieds de Jésus-Christ». Cette négation des miracles rapproche un peu Rousseau de… Voltaire, qui professe de son côté l’absurdité de tout manquement à la raison, notamment dans les affaires religieuses. Toutefois, tandis que Voltaire use sans cesse de raillerie et d’ironie à l’égard des prêtres qui, par exemple, font trouver Dieu «dans un morceau de pain», Rousseau ne fait que rejeter ce qui lui semble déroger à l’esprit d’une religion épurée, débarrassée de ses oripeaux mythologiques.
Ce que de nombreux historiens de la religion retiennent d’abord de Rousseau, c’est qu’il s’est opposé aux miracles. Certains le prennent en bonne part : cette critique des miracles, nous disent-ils, s’inscrit tout à fait dans le droit fil de l’évolution historique du protestantisme. D’autres sont plus sceptiques, et craignent que Rousseau ait en fait ouvert une véritable boîte de Pandore : en chassant le surnaturel de sa conscience religieuse, n’a-t-il pas sapé les bases de toute croyance ? Le débat, deux cent cinquante après, reste ouvert.

Quelques textes de référence : Émile, livre IV, «Profession de foi du vicaire savoyard» ;
Lettres écrites de la Montagne, lettre III ; Vision de Pierre de la Montagne, dit le Voyant.

La foi

la foiRousseau déclare, dès les premières pages des Confessions : «On sent, je crois, qu’avoir de la religion, pour un enfant, et même pour un homme, c’est suivre celle où il est né. Quelquefois on en ôte : rarement on y ajoute : la foi dogmatique est un fruit de l’éducation.» C’est là une des seules occurrences de l’utilisation du terme «foi» dans un contexte religieux. Assez nombreux sont en revanche les usages de la «foi» dans son sens originel de confiance, avec tous ces dérivés que sont la bonne foi, la mauvaise foi, ou les expressions faire foi, ajouter foi, etc.
L’une des œuvres principales de Rousseau s’intitule pourtant la Profession de foi du vicaire savoyard, et tous les lecteurs de La Nouvelle Héloïse ont en mémoire les grands élans de foi de Julie, la maîtresse du domaine de Clarens, malheureuse à l’idée que son mari reste aveugle aux bienfaits de la religion. C’est que la foi, telle que l’entendent certains prêtres, est d’abord abandon, voire oubli total de soi face à la divinité. Or tel n’est pas du tout le discours de Rousseau, qui entend que la raison participe pleinement à la conscience religieuse. La cécité de certains croyants lui est chose étrangère.

Quelques textes de référence : Émile, livre IV, « Profession de foi du vicaire savoyard » ; Julie ou La Nouvelle Héloïse, parties IV, V et VI.

La confession

la confessionLe terme de «confession» appliqué à Rousseau peut surprendre, si on le laisse au singulier. On connaît en effet le texte des Confessions, toujours au pluriel – comme si l’on attendait de Jean-Jacques qu’il nous livre toujours plus d’éléments inavouables de sa vie passée… Et d’ailleurs, même au pluriel, le terme étonne : les Confessions n’appartiennent en effet à aucun genre littéraire déterminé. Si le titre se réfère à ce sacrement par lequel le pénitent, dans la religion catholique, demande l’absolution de ses fautes, eu égard aux remords dont le texte même, dans le cas de Rousseau, est chargé de porter témoignage, il ne suit que de très loin cet autre grand texte nommé, lui aussi, Confessions, écrit au début du cinquième siècle par saint Augustin…
Si Rousseau cherchait à être pardonné, d’une manière ou d’une autre, par le récit de ses fautes, c’est-à-dire à obtenir l’absolution après la confession généralisée de l’ensemble de sa vie, force est de constater qu’il semble n’y avoir guère réussi. Est-ce ce sentiment d’échec qui le poussera à s’isoler de plus en plus, restreignant le cercle de ses amis, s’enfermant dans une écriture de plus en plus narcissique, comme hors du monde ? Les Confessions seraient alors vraiment très mal nommées : car, tandis que la confession a pour but de se laver de tout péché pour ainsi revenir, purifié, dans la vie sociale, les Confessions de Jean-Jacques l’auraient plongé, tout au contraire, dans un abîme d’interrogations encore plus douloureuses.

Quelques textes de référence : Confessions ; Lettre à Christophe de Beaumont ; Rousseau juge de Jean-Jacques, ou Dialogues ; Les Rêveries du promeneur solitaire.

L’amour

l'amourLa Nouvelle Héloïse est, de l’avis général, le plus grand roman d’amour du dix-huitième siècle…
On s’est bien sûr étonné qu’un homme souvent considéré comme un «ours» et d’aspect si peu sociable ait pu écrire des pages si enflammées : l’amour de Julie pour son précepteur, celui de Mylord Edouard Bomston pour Lauretta Pisana restent gravées dans toutes les mémoires. Rousseau avait d’ailleurs prévenu, dès sa préface : celle qui, malgré le titre du roman, «en osera lire une seule page, est une fille perdue.»
D’autres formes de l’amour ont été abordées par Rousseau dans diverses parties de son œuvre : l’amour maternel bien sûr (c’est précisément parce que Julie se jette à l’eau pour tenter de sauver son fils Marcellin qu’elle meurt d’une espèce de congestion), mais aussi l’illusion que procure l’amour (avec une très belle pièce, Pygmalion, qui a été jouée dans le jardin de l’Ariana lors du bicentenaire de 1912), et même l’amour-propre, l’amour de soi… D’amour divin il est en revanche peu question : mais la question, justement, n’est pas de savoir si Dieu nous aime, ou quelle pourrait bien être la nature de cet «amour» censé nous relier à la divinité… Elle est ailleurs, dans le regard que se jettent Julie et Saint-Preux, à la dérobée, non loin du bosquet de Clarens…

Quelques textes de référence : Julie, ou La Nouvelle Héloïse ; Emile, livre I ; Pygmalion ; Narcisse, ou l’amant de lui-même.

Fuente: http://www.ville-ge.ch/culture/rousseau/preIdees.html#miracle